Santa Engracia

El crecimiento urbano de Madrid en el siglo XIX, el Ensanche, precisó de una ley de 13 de julio de 1882 que autorizó la demolición de la Real Fábrica de Tapices y la enajenación de los terrenos pertenecientes al Patrimonio Real, aunque hasta 1905 no se resolvieron los problemas urbanísticos que afectaban a estos solares.

La viuda de Adanero, Doña Josefa Fernández Durán y Caballero, que vivía en el corazón del antiguo Madrid −en el Palacio del Marqués de Perales, su padre− adquiere un solar en 1910 a dieciséis pesetas "el pie cuadrado" que, al resultar escaso para el proyecto, se añadió otro más pequeño en el mismo año resultando un cuadrilátero de 1.667,2 metros cuadrados.

El proyecto del palacio fue encargado al arquitecto de moda, Joaquín Saldaña, que ya había construido otros "hoteles" −terminología utilizada en aquellos años− para la marquesa de Hinojosa y el duque de Híjar, antes, y, después, para el conde de Santa Coloma, el duque de Plasencia y el de Tamames y la duquesa de Andría. Concebido desde una óptica de vistoso eclecticismo introduce rasgos ya adoptados por la arquitectura madrileña "al gusto" de aquella época pero imprimiendo al de Adanero un equilibrio formal y expresivo que le da una indiscutible gravedad, digna de resaltar.

Al no poder atenderla personalmente Saldaña, la obra fue dirigida por el ingeniero arquitecto Mariano Carderera, manteniendo su proyecto. Cardedera estaba en el final de su carrera profesional durante la cual realizó edificios tan notables de Madrid como la Escuela Superior de Ingenieros de Caminos del Retiro o la fachada del Casón del Buen Retiro.

La mansión se concibió para alojar "tres habitaciones principales" −hoy se dice viviendas− amén de la del portero y del servicio. Saldaña puso particular empeño en el diseño de la decoración interior, como se puede todavía observar en la gran calidad de las maderas nobles del piso, las escayolas, las molduras, las espléndidas chimeneas y los magníficos hierros de la escalera principal.

La tira de cuerdas se hizo en mayo de 1911 y hasta cincuenta y dos meses después no se pudo solicitar la licencia municipal, otorgándose "la placa de salubridad", −requisito inexcusable para habitarla días más tarde− a principios de 1914. La valoración que se hizo del solar fue de cuatrocientas mil pesetas y de un millón la construcción.

Del mobiliario sólo puede decirse que la colección de pinturas de los Adanero era una de las colecciones privadas más importantes, fruto de la herencia recibida por el Conde de Adanero, Don Gonzalo de Ulloa y Calderón (esposo que fue de Doña Josefa, a quien dejó heredera y a sus cuatro hijos, tras su muerte a consecuencia de una caída de un caballo) y las excepcionales lámparas de cristal de La Granja y de Bohemia, de las que se conservan varias adquiridas por el IEAL, en 1941.

Durante la Guerra Civil se utilizó como almacén de objetos valiosos requisados y se ha afirmado que Dolores Ibarruri instaló allí su despacho. Terminado el conflicto, la condesa viuda de Adanero, que apenas había habitado aquella residencia, contrató un arrendamiento en 1940 con la Comisión Reguladora de Producción de Metales que luego cambiaría el nombre por el de Sindicato Nacional del Metal.

En ese mismo año se creó el Instituto de Estudios de Administración Local (IEAL) y, ante las necesidades de un edificio, el Ministerio de la Gobernación convocó un concurso, que resultó negativo, por lo cual la condesa viuda de Adanero ofreció su palacio de Santa Engracia y, cumplidos todos los requisitos legales previos, se firmó la compraventa por un importe total de tres millones quinientas mil pesetas, el día 12 de agosto de 1941.

Tras las obras necesarias de adaptación del edificio, el IEAL comenzó a funcionar en Santa Engracia en el otoño de 1942. Años más tarde, en 1959, se produjeron las obras de transformación más importantes de Santa Engracia, con la eliminación de las caballerizas y cocheras y la construcción de un nuevo edificio dedicado a la Escuela Nacional de Administración Local, una vez derribado el pabellón trasero.

Los cursos de formación y perfeccionamiento de funcionarios locales y la edición de libros y revistas especializadas en el mundo local fueron los referentes de Santa Engracia, pero, tras la reforma del régimen jurídico del IEAL en 1967, se dio un gran impulso a las relaciones con Iberoamérica y a las publicaciones, creándose centros especializados en su seno, como el de "Estudios Urbanos". El hecho de celebrarse en esta sede oposiciones a cátedras de Derecho Administrativo −algunas, por su brillantez, fueron referidas por generaciones− y al disponerse de una magnífica biblioteca especializada en aquella asignatura, dieron lugar a que fuese considerada paradigmática para los pretendientes a aquella cátedra.

En abril de 1979, Santa Engracia fue sede del Ministerio de Administración Territorial con Don Antonio Fontán, hasta que, por necesidades de espacio, se trasladó a la antigua sede de la Dirección General de Sanidad en la plaza de España, a mediados de 1980. Ello coincidió con la ubicación de la Federación Española de Municipios y Provincias que allí permaneció hasta 1987. Ambos hechos incrementaron el protagonismo en la vida política española de Santa Engracia.

En 1987 se creó la presidencia conjunta del IEAL y el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP), prólogo de la fusión de ambos organismos en el INAP. Finalmente en 1991, rehabilitado el edificio de la antigua Facultad de Medicina en la calle de Atocha, se produjo el traslado del INAP. En este periodo, las modificaciones en la estructura del palacio fueron escasísimas, aunque sí existieron obras de transformación en su distribución y de mantenimiento.

Actualmente, el antiguo Palacio de Adanero es la sede de la secretaría de Estado de Función Pública y del comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico. 

Bibliografía:

  • Navascués Palacio, Pedro. 1991. El antiguo Palacio de Adanero. En : La recuperación del Hospital de San Carlos del Instituto Nacional de Administración Pública. Madrid: MAP, pp. 187-205
  • Orduña Rebollo, Enrique. 1991. Retrospectiva institucional. En : La recuperación del Hospital de San Carlos del Instituto Nacional de Administración Pública. Madrid: MAP, pp. 207-224
  • Orduña Rebollo, Enrique. 2003. La Biblioteca del Instituto Nacional de Administración Pública. Madrid: INAP